Formación Project Management III: Asertividad

Lo oímos a veces eso de “hay que ser asertivo” pero, ¿sabemos lo que es la asertividad?

Seguro que en más de una ocasión te has visto comprometido a llevar a cabo una cierta acción que no te apetecía. Y, muy probablemente, lo hayas hecho porque no hubieras sabido cómo decir que no, por el miedo a como se lo tomen terceras personas.

Aquí es donde entra en juego la asertividad, conocida popularmente como la capacidad de defender una opinión propia haciéndolo de forma honesta, exponiendo tus necesidades, denotando dignidad y autoconfianza.

A continuación, te explicamos algunas técnicas que te pueden resultar de gran efectividad para comunicarte de forma asertiva:

  • Debes actuar dentro de unos límites que te permitan ver cuando sentimientos de malestar puedan estar teniendo un impacto en tí. Síntomas como la ansiedad también deben controlarse ya que pueden tener un impacto negativo en tus relaciones interpersonales.

  • Mostrarte contundente en base a una respuesta, te va a dotar de más seguridad y decisión. No debes sentirte mal por poner un límite y decir “no”, sino que debes hacerlo argumentando la respuesta con seguridad.

  • En toda comunicación la responsabilidad es compartida. Como más impliques a una persona, más aumentará su sentido de pertenencia y por lo tanto su implicación.

  • No tienes que coger toda la responsabilidad (dar explicaciones, justificarte, intentar que la otra persona te entienda, procurar quedar en buen lugar cuando te sientes atacado, etc.). Intervenciones que pongan la responsabilidad en el otro es muy liberador y constructivo.

asertividad post visual engineering

En la vida cotidiana, se dan muchas situaciones a las que nos cuesta decir “no”. Es por ello que trataremos de presentaros algunas juntamente con pequeñas sugerencias que pueden ayudarte a ser más asertivo:

  1. Me gusta cómo atiendes a los clientes cuando vienen a hacer una consulta”. El enfatizar acciones positivas de la otra persona facilitará vuestra comunicación. En muchas ocasiones tomamos conductas positivas como comportamientos estándar, cuando en realidad son acciones que se merecen su debido reconocimiento. Es por ello, que te animamos a manifestarlo y hacerlo explícito.

  2. Respuesta asertiva elemental. Respondiendo de forma clara y directa a situaciones poco pertinentes o molestas. De esta forma el mensaje queda suavizado por la naturalidad y simplicidad en que se manifiesta la respuesta.

  3. Para manifestar las propias necesidades. La comunicación de tipo asertivo puede facilitarte mucho situaciones en las que debes dar tu opinión, ya que te permite basarte en hechos reales de “cuando tú haces…entonces yo me siento…”.

  4. Otra manera de manifestar estas necesidades se encuentra en realizar un reconocimiento hacia la otra persona, con expresiones como “entiendo que…” y posteriormente plantear los propios intereses “pero yo…”, de modo que la otra persona vea que lo que te ha dicho, es lo que priorizas en el discurso.

  5. La asertividad es muy útil en situaciones donde pretendas huír de la sumisión, o por contra, de la agresividad. Esto lo puedes hacer expresando verbalmente la secuencia de acciones que estén llevándose a cabo de: “Cuanto más te enfadas, más gritas y, paralelamente, no me escuchas y más me cuesta expresarme… ¿Por qué no paras un momento y primero escuchas lo que quiero decirte?”. Esto va a permitir que la otra persona pueda reflexionar sobre su comportamiento.

  6. Una forma muy eficiente de mostrar esta asertividad consiste en escuchar activamente después de decir “no”. En caso que la respuesta sea claramente “no”, se le puede repetir a la persona lo que ha dicho reflejando la comprensión del mensaje respondiendo al final con la respuesta negativa.

  7. Relacionado con la anterior, encontraríamos el hecho de dar una una explicación sincera. Por ejemplo, imagina el caso que te invitan a una reunión a la que no quieres asistir ya que tienes mucho trabajo. “Gracias por contar conmigo para la reunión pero prefiero no ir, ya que tengo mucho trabajo y creo que podéis avanzar sin mi”.

  8. Dar como respuesta un “no temporal” con la sugerencia de volver a intentarlo en otra ocasión. De este modo, se mantiene la posibilidad activa y eso da esperanzas con visión a futuro.

  9. Utilizar la frase “A qué te refieres con X?”. De este modo, se busca la responsabilidad ajena pidiendo una explicación de aquello que te han dicho y te ha sorprendido o disgustado.

  10. Emplear frases del estilo Entiendo que tu hagas…oComprendo tu situacióntambién demostrarán empatía hacia la otra persona, ya que estaremos realizando un reconocimiento hacia esta otra persona. Y una vez hayas tenido este miramiento por alguien, podrás plantear tus derechos e intereses.

Como conclusión, diríamos que se trata de defender los propios derechos, como el derecho a pedir ayuda y a expresar las opiniones sin vulnerar los derechos del otro, puesto que no hay ningún tipo de orden, menosprecio o agresividad hacia la otra persona. Ser asertivo es expresar nuestros puntos de vista siempre respetando el de los demás.

Ser asertivo no significa querer llevar siempre la razón, sino expresar nuestras opiniones y puntos de vista, sean estos correctos o no.

Por último, podéis ver otros temas tratados en esta formación como el de Liderazgo o Feedback.

Fuente: Laura Balaguer, responsable de RRHH