Impresoras 3D: La nueva herramienta de reconstrucción

Este año hemos visto la evolución de una tecnología la cual tiene mucho potencial y exitosamente está siendo explotada en diferentes campos. Nos referimos a las impresoras 3D.

La impresión en 3D o manufactura aditiva, es el proceso de crear objetos sólidos en tres dimensiones desde un modelo digital virtualmente diseñado. El proceso de impresión se logra por medio de un proceso aditivo (additive process) donde capas sucesivas del material son puestas una sobre otra con diferentes formas.

Una de las principales casas que ofrece la venta de impresoras es MakerBot, con sus productos que van desde el Makerbot Replicator Mini (a $1,375) hasta el Makerbot Replicator Z18 ( a $6,499) el cual permite imprimir modelos de hasta 45 cm de alto, con 100 microcapas de resolución y aplicación móvil disponible para controlar y monitorear remotamente el modelo a imprimir. Compañías como Cubify, XYZ Printing y Maker Geeks ofrecen impresoras que se pueden ajustar a cualquier presupuesto.

Otras compañías, como Shapeways, ofrecen el servicio de impresión de productos creados con impresoras 3D, además tienen una pequeña boutique donde puedes comprar y vender tus propios diseños. Esta compañía fue la encargada de llevar a la realidad diseños como el de Lindsay Ellingson en el espectáculo de Victoria’s Secret del 2013 o el vestido diseñado por Michael Schmidt en colaboración con Francis Bitonti para Dita Von Teese.

Esta tecnología se puede utilizar en diversos campos donde su desarrollo representa pieza fundamental para soluciones que previamente se consideraban como imposible, entre los campos de desarrollo están: la arquitectura, automovilismo, productos comerciales, productos de consumo, educación, próstatas dentales y desarrollos médicos, entre otros.

La impresión en 3D es una tecnología que vale la pena llevar seguimiento y, ¿porqué no?, incursionar algún día.

¿Tienes algo que agregar a nuestra reseña? – Déjanos un comentario